Etiquetas de Alimentos: esto deben incluir | Loc España

Fabricantes de etiquetas

Etiquetas de Alimentos: qué son y para qué sirven

Etiquetas de Alimentos: qué son y para qué sirven

Facebook
Twitter
LinkedIn

El etiquetado es la carta de presentación de los alimentos. Todos los productos alimenticios deben exponer sus características en las etiquetas para ayudar al consumidor a decidir en su compra. De hecho, la Comisión Europea aprobó en 2014 una estandarización de la información que aparece en las etiquetas de los alimentos en esa dirección. 

Desde Loc España promovemos el etiquetado de los alimentos como una herramienta fundamental y eficaz para proteger la salud de los consumidores. El etiquetado de los alimentos aporta la información necesaria sobre la entidad y el contenido de cada producto. Además, las etiquetas advierten del tipo de manipulación de la materia prima. 

Gracias a la globalización y la disparidad del comercio, el etiquetado de productos alimenticios se ha convertido en una herramienta esencial. Las etiquetas alimentarias deben ser confiables y no resultan engañosas para los consumidores. 

Las etiquetas están diseñadas para que el consumidor conozca de primera mano el producto o alimento que va a comprar y posteriormente, consumir. Aportan la información necesaria sobre el origen, ingredientes, valor nutricional, y demás características de la materia. 

El Reglamento Nº 1169/2011 sobre la Información Alimentaria Facilitada al Consumidor, es el encargado de regular el etiquetado europeo, con la finalidad de proteger a los consumidores. En 2016 sufrió la última modificación, que buscaba aportar la máxima claridad al consumidor. 

Qué debe incluir la etiqueta de un alimento

Según el Reglamento  Nº 1169/2011 sobre la Información Alimentaria Facilitada al Consumidor, antes mencionado, las etiquetas se deben diseñar teniendo en cuenta si el producto es envasado o no envasado.

Las etiquetas de productos envasados aportan información sobre los ingredientes del producto de mayor a menor presencia, además de que describen el tipo de alimento para que el consumidor pueda saber de qué se trata exactamente. Del mismo modo, especifican la procedencia del producto, el país de origen, nombre de la empresa y dirección. 

Este tipo de etiquetas para productos envasados también detallan los alérgenos o sustancias susceptibles de causar alergia o intolerancias. Informan sobre los valores energéticos, la cantidad de grasa, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal. Otros datos importantes que aportan son la fecha de duración o de caducidad, la cantidad neta de producto envasado y el modo de conservación y empleo. 

En cuanto a los productos no envasados, las etiquetas son más simples y concisas. Las etiquetas de los productos no envasados precisan la denominación de alimentos, la cantidad de ingredientes y la graduación alcohólica. Además, aportan la misma cantidad de información nutricional que los productos envasados. Si el producto no envasado lleva bolsa, se permite señalar la cantidad neta, el nombre de la empresa y la denominación del alimento. 

La información nutricional

Desde el 13 de diciembre de 2016 la información nutricional es obligatoria tanto en alimentos envasados como no envasados. Estos datos tratan las siguientes cuestiones: 

  • El valor energético, expresado en Kilojulios y Kilocalorías. 
  • La cantidad de grasa total y saturada, presentada en gramos. 
  • La cantidad de hidratos de carbono y azúcares, presentada en gramos. 
  • La cantidad de proteínas, presentada en gramos.
  • La cantidad de sal, presentada en gramos. 

Como información suplementaria puede incluir: 

  • La grasa monoinsaturada y poliinsaturada. 
  • Los polialcoholes, el almidón y la fibra. 
  • Los tipos de vitaminas y minerales, expresados como porcentajes según la ingesta diaria. 
  • La unidad de consumo recomendada diariamente. 

Certificado de Productos Alérgenos

El etiquetado de productos alimentarios debe incluir los ingredientes que pueden causar algún tipo de alergias o intolerancias. Esta información debe aparecer en una tipografía distinta al resto de datos implicados en la etiqueta (negritas, en recuadro destacado, un tamaño mayor de la letra, en rojo, etc.). 

Existen 14 tipos de alérgenos distintos que deben destacar según las características del producto. Si el producto lleva algún tipo de cereal con gluten (trigo, espelta, avena, cebada, etc.) es necesario especificar lo siguiente: 

  • Sin gluten: productos que contienen menos de 20 mg de gluten. 
  • Muy bajo en gluten: productos que contienen menos de 100 mg de gluten. 
14 tipos de alérgenos para etiquetas alimentos

Declaraciones de etiquetado

Las declaraciones del etiquetado alimentario son mensajes o representaciones no obligatorias, que afirman o sugieren que el producto posee unas determinadas características. También, pueden señalar que el producto es beneficioso para la salud o reduce algún tipo de enfermedad. Algunas muestras pueden ser “Bajo en sal” o “Reduce el colesterol”.

Fecha de caducidad y conservación

Las etiquetas deben aportar información sobre la fecha de caducidad y conservación. Estos datos son bastante delicados. Por tanto, no deben ser falsos, ambiguos o engañosos. Tampoco pueden llevar al consumo excesivo del alimento o generar dudas sobre la adecuación nutricional de otros alimentos. Además, nunca pueden referirse a cambios en funciones corporales que pueden afectar al consumidor

En cuanto a las bebidas alcohólicas con más de 1,2% de alcohol no pueden figurar declaraciones de propiedades saludables o nutricionales. 

Procedencia del alimento

Señalizar la procedencia del alimento es obligatorio en los productos envasados. La procedencia del alimento hace referencia al país de origen. En LOC España aconsejamos valorar el lugar de procedencia y elegir productos de proximidad para optimizar las condiciones de consumo y colaborar en un consumo más sostenible. 

Otras cuestiones

¿Cómo se interpretan las etiquetas de un producto alimenticio? Es una tarea bastante simple. Lo primero es atender a la cantidad de consumo individual del alimento. A partir de ahí, hay que examinar las calorías que aporta el producto, teniendo en cuenta la información nutricional, el valor energético y sus datos aliados. 

Seguidamente, hay que interpretar el total de las grasas, prestar atención a este tipo de datos: “grasas parcialmente hidrogenadas”, “aceite vegetal hidrogenado” o “estabilizantes vegetales”, entre otros. A continuación, llega el turno de los azúcares:

  • Bajo contenido en azúcares para sólidos menos de 5g/100g. 
  • Bajo contenido en azúcares para líquidos menos de 2,5g/100ml.

Está información puede parecer un tanto confusa, por ello, recomendamos comparar etiquetas de productos parecidos. 

Loc España, fabricante de etiquetas de alimentos

En Loc España disponemos de los mejores profesionales para dar forma y personalizar tus etiquetas de alimentos perfectas. Nosotros siempre nos adaptamos a las necesidades y requisitos del cliente, para conseguir la mayor personalización de etiquetas del mercado. Contacta con nosotros aquí, sin compromiso consúltanos lo que necesites. 

Newsletter


Entradas recientes

Etiquetas

Categorías

Anterior
Siguiente
Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.